A sus once años Ishtar había logrado comprender lo que le había sucedido, y así se lo explicó a Nakki, el Gran Consejero de la realidad de donde ella procedía, y que había adoptado el cuerpo de un osito de peluche para protegerla de los peligros que la acechaban: "Hay dos universos paralelos y podemos ir pasando del uno al otro con los trastos esos. Además, unos tigres muy malos han raptado a la yaya y yo soy la heredera de todo. Mi pregunta es... Y ahora, ¿qué carajo debemos hacer para encontrarla?.

 

Estado: Muy bien | Tapa dura con sobrecubierta ilustrada.

 

Editorial: Círculo de Lectores | 2006

 

Páginas: 353

 

Medidas: 20'5x13 cms..

Kadingir, el cetro de zinc | Llongueras, Joan-Masnou, Mercè

SKU: B-3-1
5,00 €Precio