"Escribí una novela porque tuve ganas. Creo que es una razón suficiente... Empecé a escribir en marzo de 1978, impulsado por una idea seminal: tenía ganas de envenenar a un monje". Eco nos habla de cómo ideó y escribió El nombre de la rosa, de malas novelas de intriga, de lectores ideales, de los diálogos medievales y la metafísica de la novela policíaca.

 

Estado: Muy bien | Tapa blanda ilustrada con solapas. Amarillenta al ser blanca.

 

Editorial: Lumen, S.A. | 5º Edición | 1987

 

Páginas: 83

 

Tamaño: 18x13 cms.

Apostillas a El nombre de la rosa | Eco, Umberto

SKU: Novela
3,00 €Precio